Descubriendo la belleza de la gratuidad

Curso 2010 – 2011

Queridos jóvenes universitarios:

Comienza un nuevo curso académico en la Universidad de Granada y las calles de nuestra ciudad toman vida, las aulas se abren para recibir el aire fresco del nuevo otoño; y el reencuentro con vosotros es siempre un momento de gozo y alegría.

Todavía tengo presente la buena experiencia de este pasado verano en el Camino de Santiago, y recordando los momentos vividos me daba cuenta de la importancia que tiene para nuestra propia vida el buscar y descubrir la belleza de las cosas, de los acontecimientos y de las personas que nos son totalmente dadas gratuitamente.

Os propongo un nuevo lema para este curso: “Descubriendo la belleza de la gratuidad”. Gratuidad significa que no hago las cosas para o porque me las agradezcan, me recompensen, me alaben, sino con la generosidad que me da el sentirme previamente amado. La gratuidad hace nuestra vida transparente para que se pueda percibir su origen; es el modo práctico de mostrar que nuestra vida es gratuita, que es puro don, sin cálculo; un don, sólo porque Dios halla su alegría en nuestro existir. Y porque es mero don, nosotros, a cambio, también daremos con libertad, gratuitamente.

Nos dice el Papa Benedicto XVI: “Aquello de lo que el hombre tiene más necesidad no se le puede garantizar por ley. Para gozar de una existencia en plenitud, necesita algo más íntimo que se le puede conceder sólo gratuitamente: podríamos decir que el hombre vive del amor que sólo Dios, que lo ha creado a su imagen y semejanza, puede comunicarle”.

Que reto tan apasionante ¿no? Fijaos bien, se trata por tanto de buscar y descubrir la belleza que embellece nuestra historia y nuestra vida. Y esa belleza está a nuestro alcance, no es algo ajeno o extraño a nuestra vida. Decía Dostoievski: “El mundo será salvado por la belleza… y la belleza es Cristo”.

Es un camino excepcional este de ir descubriendo la belleza de lo pequeño y lo gratuito. Os propongo recorrer este camino con vuestros compañeros de la Universidad y así animarles e invitarles a vivir junto a los dos millones de jóvenes de todo el mundo la próxima Jornada Mundial de la Juventud a la que el Papa nos ha convocado en Madrid en Agosto de 2011.

Recordad siempre que “quien no espera lo inesperado, no lo encontrará”. No tengáis miedo a abrir vuestra vida a la gratuidad del amor de Dios y vuestra vida será sencillamente bella.

José Antonio Villena García
Delegado Episcopal de la Pastoral Universitaria